Ingredientes para hacer una Baklavá de Nuez:
  • 18 hojas de masa filo (Fila)
  • 400 gramos de nueces peladas
  • 2 cucharadas de canela (Sí te gusta el sabor de la canela)
  • 250 gramos de azúcar
  • 200 gramos de mantequilla sin sal – (Sí es parve, usar 200 Ml. de aceite o suplir con margarina)
  • 2 cucharadas de Agua de Azahar (Si te gusta el sabor del azahar)
  • 1 cucharada de limón exprimido
  • 1 vaso de agua

Receta para hacer Baklavá:
  • Lo primero que haremos será triturar 400 gramos de nueces peladas en un procesador    de alimentos.  Si no te caben todas las nueces es mejor hacerlo por tandas y no tritures demasiado las nueces pues queremos que queden algunos trozos para que nuestra baklavá quede crujiente. Y si no tienes procesador de alimentos lee al final de la receta para ver cómo triturar las nueces. (Puedes agregarle la canela y un poco de azúcar a la nuez triturada).

  • Ahora pon una olla a fuego medio-bajo y añade 200 gramos de mantequilla sin sal. (margarina o aceite)  Deja hasta que se derrita completamente y aparta del fuego.

  • Coloca 18 láminas de masa filo sobre una bandeja de horno para ver si caben bien en la bandeja o tenemos que cortar para que encajen bien.

  •  Pincela con un poco de mantequilla (margarina o aceite) el fondo de la bandeja. Luego coloca 2 hojas de masa filo y pincela con mantequilla (margarina o aceite) por encima. Después repetimos con otras 2 hojas de pasta filo y de nuevo pincelamos con  mantequilla (margarina o aceite) . Coloca otras 2 hojas de pasta filo y pinta con más mantequilla (margarina o aceite) . Después de colocar estas 6 capas de pasta filo ponemos por encima la mitad de las nueces que hemos triturado.

  • Ahora tenemos que poner otras 6 capas de pasta filo añadiendo la mantequilla (margarina o aceite)  cada dos capas igual que acabamos de hacer. Entonces añade los otros 200 gramos de nueces trituradas.

  1.  Para terminar de montar la Baklavá hay que poner otras 6 capas más de pasta filo con las mantequilla derretida (margarina o aceite)  cada dos capas. En total habremos puesto 18 capas de masa filo.

  •  Ahora corta la baklavá por el centro apoyando la hoja de un cuchillo a todo lo largo y presionando con la mano sobre la parte de arriba de la hoja para que el corte llegue hasta la última capa de pasta filo. Luego desplaza el cuchillo hacia ti y repite hasta que el corte llegue de arriba a abajo de la bandeja. Después corta cada una de las dos mitades por la mitad. Y luego vuelve a cortar cada trozo a la mitad de forma que nos queden 8 tiras de arriba a abajo.

  • Ahora hacemos un corte de lado a lado de la baklavá y luego hacemos tres cortes más a cada lado para dividir la baklavá en pequeñas porciones del mismo tamaño.

  • Pon el horno a calentar a 180 grados centígrados con calor arriba y abajo. Cuando esté caliente mete la bandeja con la Baklavá y deja durante 30 minutos o hasta que esté dorada.

  • Mientras se hornea la baklavá pon una olla al fuego con 250 gramos de azúcar, un vaso de agua y una cucharada de limón exprimido. Para darle un sabor adicional a nuestra baklavá añade dos cucharadas de Agua de Azahar (Sí no te gusta el sabor del agua de azahar, no se la agregues).

  • Mezcla bien y deja a fuego medio hasta que hierva. Entonces dejamos hervir durante unos 7 minutos o hasta que se forme una miel  ligera.

  •  Cuando la Baklavá esté horneada sácala del horno y añade por encima la miel que acabamos de preparar. Y eso es todo, solo queda esperar a que se enfríe un poco y listo.

  • Sugerencia agregar ajonjolí antes de hornear y de añadir la miel.

Si no tienes procesador de alimentos para triturar las nueces no te preocupes porque puedes hacerlo de forma manual de la siguiente manera. Pon la mitad de las nueces en el centro de un paño limpio y luego cierra bien el paño sobre sí mismo. Ahora con un rodillo de amasar da unos cuantos golpes hasta que quede todo bien triturado. Aparta las nueces trituradas y repite con la otra mitad de las nueces.

Preparar la miel es muy fácil pero quizás te cueste saber cuándo tiene el punto óptimo para apartar la olla del fuego. Si tienes termómetro de cocina, tan solo tienes que dejar que la miel alcance los 108 grados y ya estará en su punto.