Esta secuencia comienza en el judaísmo con la luna nueva de Elul, último mes del calendario que precede a Rosh Hashaná. Durante todo el mes se escuchan temprano, en la madrugada, los sonidos del shofar (cuerno de carnero), que llama al judío al arrepentimiento y le recuerda la proximidad de las fiestas religiosas.

El año nuevo judío se recibe con alegría. Su celebración es en la Sinagoga, y se caracteriza por las plegarias, el ruido inaudible de nuestros pensamientos, y de nuestra propia alma, y los conmovedores sonidos del shofar.

Para esta festividad, las familias se reúnen y se realiza una cena, donde se preparan comidas típicas de la celebración.

Generalmente se reúnen abuelos, padres, hijos, hermanos y tíos, aunque en algunas oportunidades se invita a los amigos, aunque más que nada, es una celebración íntima. Se prepara una mesa muy bien arreglada, con los mejores platos, vasos, y cubiertos.

No pueden faltar manzanas y miel, que simbolizan la dulzura. La miel significa el augurio de un próximo año dulce. El pan jalá y platos sencillos elaborados con pescado o pollo con miel y una copa de vino dulce ritual es bebida. Se pone en la mesa una cabeza de pescado para ser pescado y no cola, contó el rabino y record que se come también una fruta dulce de estación.

En la cena, se realiza una bendición con el vino y se moja una rodaja de manzana en miel. Para el postre, no puede faltar la torta elaborada con miel. En la Sinagoga, el sonido del shofar recuerda al que tocaban en épocas de Guerra para asustar al enemigo. Para desearse buen año, se dice ‘shaná tová, jatimá tová’, que significa que sea inscripto y sellado.

Forman una unidad llamada Yamim Noraim (fiestas austeras).

Son días de arrepentimiento y de introspección, de balance de los actos y de las acciones realizadas, agregó el religioso. Por eso en Yom Kipur se acostumbra a pedir perdón por los pecados cometidos, comprometiéndonos a no repetirlos. Esa noche se pide perdón y cada uno tiene el deseo de reconciliarse con quienes estamos enemistados. En fin, una celebración familiar cargada de significado para todos. ¡Shaná tová umetuká.

Los criterios

Para el inicio del año hebreo hay dos criterios: según la Biblia, este mes (el de la salida de Egipto: Nisán, (por marzo-abril) será principio de meses, el primero de los meses del año (Shemot Éxodo 12.2).

Pero posteriormente la tradición judía ha establecido el comienzo del año en el mes hebreo de Tishrei (por septiembre-octubre), cuando se festeja el Año Nuevo Judío o Rosh Hashaná, por considerarlo el mes en que Dios creó el mundo. En este día, según la tradición, fue creado el primer hombre: Adam