El acuerdo del siglo: ¿a quién beneficia?